Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena

 

Es un verso tu nombre

 

Es un verso tu nombre, tres sílabas apenas,

tres universos nuevos donde crearte a solas,

donde poder surgir tu esencial lozanía

de la misma palabra creadora y levísima.

 

Declinarte en silencio, como llanto o sonido,

buscar gamas ocultas a tu ausente presencia,

ir dejando la estela de los nominativos

por el aula iniciada de nuestros corazones.

 

Declinarte en silencia, saberte más cercana,

más otoñal crepúsculo, más temblor en los labios,

es conjugarte entera, en declive amoroso

por recuerdos y frases y letras de tu nombre.

 

Las palabras te nombran, te proclaman, te crean,

te hacen fuente o sonrisa, te cercan y apresuran,

pero tú, burladora, evades el contacto

huyéndote a los pórticos del amor en silencio.

 

Es inútil el juego, esculpirte, nombrarte,

querer desmadejarte, vestirte de sonidos;

verbales consonancia no encontrarán tu forma

delicada y purísima de indeclinable espacio.

 

Por detrás de los nombres, en la indecisa albura,

cuando árbol no sea ni árbol, sino Dios,

tu mismo nombre de ahora, tu esencial lozanía,

brotarán de mis labios, nuevo dios, proclamándote.

 

 

(Publicado en Madrigal, Abril de 1952

y en Alcaraván, Agosto de 1952)