Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena

 

Yo tuve una edad de oro


Yo tuve una edad de oro.
Una figura cruzaba por mis días
haciendo de oro mi edad de oro;
el viento de su voz era una caricia imprecisa,
sus senos eran blancos y menudos
como piñones silvestres,
pero hacían de oro
la plenitud gozosa de mis pasos.
Ahora entierro la cabeza
en las arenas del recuerdo,
golpeo ante el sol mi corazón
para ver el oro
y sólo encuentro el eco lastimero
de una edad que fue de oro y ya no alienta.

 

 

(Publicado en El gorrión nº 3, Enero de 1960)