Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena

 

La ascensión del dolor

 

No puedo más, Señor… (El tiempo encierra
una virtud de ánfora dormida).
Es tan enorme el borde de la herida
que brota cielo donde puse tierra.

No puedo más, Señor… Ya me destierra
todo de Ti… Pero es ya tanta brida,
tanto golpe de viento, tanta vida
que me lleva hasta Ti, que a Ti me aferra.

No puedo más… y sí. Ya me resubo.
Ya tengo el corazón por donde anduvo,
albas de vid y lágrimas de trigo.

Ya puedo más y apenas si me tengo
en este corazón de donde vengo
hecho latir y dialogar contigo.

 

 

(Publicado en Caleta nº 5, 10 de Octubre de 1952, Cádiz)