Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena

 

“Salid sin duelo, lágrimas, corriendo”

 

(Homenaje a Garcilaso)

 

I

 

El fresno delicado en tu altiveza,

el céfiro rodando por el río

y el ave en la maleza

tienen más dulce amor que el amor mío.

 

Escucha mi quebranto,

pequeña flor del lago de mis horas,

más aguas es en mi llanto

que en un río de nieves bienhechoras,

porque es tanto el dolor, tanto el espanto

de este vivir sufriendo

que ya no sé si vivo o estoy muriendo.

 

Esta verde pradera

que ya otra vez su leve pie pisara,

esta bella ribera

donde mi amor por mi dolor hallara,

este regato fino,

este elevado otero donde el día

se mece más, dudando su camino,

esta pena mordiendo el alma mía

y este callado sino

van trocando la dicha en que solía

recostar mi cabeza en blanco lino.

 

En blanco lino mi cabeza echada,

sobre la blanca falda y blanco seno

y era su boca amada

la que entre el seco heno

rumor de fuente al labio deshojando

flor entre flor y entre suspiro dando.

 

II

 

El viento entre los olmos verdecidos,

el hondo mar y el hondo movimiento

que los verdes y huidos

cauces va desmelenando el viento,

la yedra por el árbol trepadora

menos ungido al árbol que ella al cuello

donde hora tras hora se enredaba su boca enredadora

quedando el alma y flor del brazo bello,

los mismos amadoras cuya amada

corrieron escapando por la umbría,

el ave en la enramada

que pierde el nido do su amor veía,

tendrán nuevos amores, vida alada,

y un nuevo albogue en cada melodía.

 

Al aire mis suspiros van llevando

nuevas gotas de aire y llanto lleno,

y yo sigo llorando

al canto de los pájaros ajeno,

reirán los regatos bullidores

con el mismo sonar de aquellos días,

se cubrirán de flores

los árboles de la melancolía,

y sólo yo, llorando eternamente,

brotará de mis ojos nueva fuente.

 

 

(Publicado en Loreley, 3er canto, Diciembre de 1955, Sevilla.

La parte 1ª también en Ixbiliah, 15 de Febrero de 1953, Sevilla)