Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena

 

A Miguel Martínez del Cerro, en el cielo de Cádiz

 

Te recuerdo, Miguel, como un hermano

mayor en poesía. La Caleta

incendiaba atardeceres de violeta

llevando a Cádiz fiel y de tu mano.

 

Te sirvió la Alameda aquel verano

de suave cobijo de poeta

mientras tus versos, en palabra prieta,

prestaban claridad al océano.

 

Cantos íberos, falsos, verdaderos,

ponían contrapunto de alegría

en mi selva de opositor novato.

 

El sol se recortaba en los veleros;

y en tu isla de soledad, la poesía

era un mundo de ensueños cada rato.

 

 

(Publicado en Caleta, 1973)