Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena

 

Décimo poema de olvido

 

Tu corazón no tiene valladares.

 

He buscado en los íntimos

corazones del mundo

y eran todos pantanos

donde naufragan músicas y estrellas.

Seguí turbios senderos sin olivos,

sin arados ni espigas,

por terruños estériles que llevan

a lomos los delfines del deseo.

Y ya, desesperado,

cuando creí quedarme entre las cosas

soportando lo ajeno,

cuando esperaba estarme para siempre

entre llamas inútiles,

llegaste hasta mí,

con tu tranquilo corazón de agua.

 

 

(Publicado en Alcaraván, Julio de 1951)