Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena

 

Onceavo poema de olvido

 

No puedo más, no quiero tanta arena,

tanto esperar inútil, tanto llanto,

tanto creer que yo con este canto

me acerco más a tu quietud serena.

 

El viento tuyo que me desmelena

esta tranquila soledad de acanto,

se me va y se me viene tanto y tanto

que ya de ti mi soledad se llena.

 

Tu no mirar me está siempre mirando,

a pesar que no sé cómo ni cuándo

ha de ser tu mirar definitivo.

 

Y tú eres tú, la siempre verdadera,

la que renaces cada primavera

y en cada nuevo verso que te escribo.

 

 

(Publicado en Grama nº 9, Noviembre de 1954

y en Malvarosa, 9 de Noviembre de 1954)