Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena

 

  Me he sentado en mi senda… 

 

Al alba soñadora del camino

dejo arado mi destino todo,

ya quebrado el vivir, quebrado el modo

de seguir y seguir siguiendo el sino.

 

Ya para mí perdí –por el cansino

rodando entre zarzal y lodo-

mi saco de esperanza en un recodo

del sendero inicial de mi destino.

 

Ya para mí perdí, tempranamente,

la dicha toda y ya con la amargura

del pelo blanco y la ilusión ajada,

 

me he sentado en mi senda tristemente,

perdiendo palmo a palmo mi estatura

con este ardor de ser y no ser nada.

 

 

(Publicado en Ágora, 31 de Octubre de 1950)