Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena

 

EN QUE EL POETA DECLINA EL NOMBRE

DE LA AMADA

 

Violeta, Amor, ya corazón, te espero.

Te espero, sí, te espero y te proclamo,

te llamo "fiesta" y ya por mí derramo

la fiesta de tu nombre colmenero.

 

Te llamo como puedo y como quiero:

Amor, Violeta, corazón, te amo,

te digo "mi avispita" y ya te llamo

"hormiga mía" sobre mi sendero.

 

Si pronuncio tu nombre, se ilumina

como una miel gozosa mi verano

en cada nuevo aliento que te crea.

 

Todo comienza en ti y en ti termina;

la tarde tiene el cuenco de tu mano

y el corazón te pide y te desea.