Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena

 

DECIR ADIÓS

 

Decir adiós es cosa fácil

cuando no duelen las palabras,

cuando las ruedas de los trenes

no nos trituran las entrañas.

Pero decir adiós y estrangularse

el corazón con una lágrima,

alzar los nudos de las fuentes

para nacer un himalaya,

es un desierto sin oasis,

una tormenta sin cabaña.

Decir adiós es cosa dura

para alejarse de tus playas,

para alejarse de tus manos,

de tu tristeza remansada.

Decir adiós es un abismo

donde la dicha se desangra,

donde los vértices del llanto

vendimian áridas nostalgias.

Decir adiós es mucho menos,

un bisturí que nos talara

-árbol tras árbol, golpe a golpe-

el alto bosque de esperanzas.