Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena

 

SONETO PARA DESPUÉS DE MI MUERTE

 

Cuando yo muera, amada, y la ceniza

de mis huesos se esparza con el viento,

siembra en tu corazón el tenue aliento

de este soneto gris que te eterniza.

 

Con negros trazos y homicida tiza

tacharán mi recuerdo en mi aposento,

y seré sólo un arenal sediento,

un trozo de raíz en la albariza.

 

Pero mi verso abonará tu huerto,

florecerá el recuerdo, luto a luto,

y se hará vida tu monotonía.

 

Habré muerto, lo sé; yo habré ya muerto,

pero mi voz será un maduro fruto

que dé a tu soledad mi compañía.