Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena

 

11

 

El tiempo nació conmigo

y en mí se me está muriendo;

si el tiempo vive es que yo

lo crezco a cada momento.

 

La historia es un cuento triste

de otro planeta sediento,

ya que la historia sin mí

son letras de un libro muerto.

 

Dios, con ser Dios en la tierra,

también con serlo en el cielo,

espera que yo le oiga

para ser Dios en mi centro.

 

El tiempo, la historia y Dios

-triángulo de misterios-

son tres personas distintas.

Sólo hay un ser verdadero:

 

Yo, que viviendo conmigo,

le doy al tiempo su tiempo,

a Dios su espejo sin fondo

y a la historia su argumento.