Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena

 

25

 

(Figura en la playa)

 

Nada se alcanza cuando todo huye.

Las olas de la mar, como esperanzas,

se abrazan a su hermana y su vecina,

besan la arena y algas humedecen,

pero no abrazan a la orilla opuesta

a aquellas que sus sales endulzaron.

Las espumas derrumban los contornos

de la huella pasante y constructora,

avanzan hacia el hoy, y al mañana

que espero; llevarán a mil recuerdos,

pero no pueden regresar ni pueden

mojar al que yo fui, a la apetencia

que tuve o al ayer que me abrasaba.

La playa acuna el son a esa tristísima

certeza en caminar, en ir a gozos,

mientras nos va gritando el esqueleto.