Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena

 

11

 

Qué larga noche de café y cigarro

abrazándome a tu cuerpo muerto.

Aún conservo en mi mano

el tacto fino de tu pelo,

mis últimas caricias.

 

Y aún mis dedos conservan

el abandono frío de los tuyos.

Y aún esta pesadilla me alborota la sangre.

Se secan las palabras. Tu vacío

domina mi andadura. Y lloro con la rabia

de no poder tenerte nunca más.