Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena

 

15

 

Tu cama está vacía,

aún con las mismas sábanas

que la última noche,

sin ocupar por nadie,

como un silencioso monumento

a tu recuerdo y a tus días en casa.

Y qué dolor profundo y lacerante

cada vez que la miro,

sintiendo el martilleo en la cabeza

de "traéme agua", "apágame la luz",

o el "buenas noches, papá" con que te despedías.