Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena

 

17

 

Desde que tú nos faltas

hemos envejecido de repente.

No es que tengamos más arrugas

o nos hayan nacido canas nuevas,

mas la espalda del alma está curvada;

donde ayer ilusiones, sólo hay una

cerrazón de horizontes,

una total desolación.

 

Y así nos veo,

como dos viejos tomando el sol

sentados a la puerta

y esperando al olvido

que venga a recogernos.