Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena

 

23

 

Dicen, Señor, que Tú lo sabes todo

y nunca te equivocas.

Perdóname que te lo diga,

pero para mí, que esta vez te has equivocado,

o que apuntaste mal,

o algo desvió tu bala

y no hubo muerte, sino asesinato.

 

Porque no había motivo.

Yo soy de pueblo y algo torpe

y no encuentro motivo;

pero el dolor no es torpe

y tampoco lo encuentra

por más que busca y que rebusca

en la escasa cordura que me queda.