Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena

 

1

 

La muerte me limita con amigos

que se fueron, con seres que quería;

cada uno tejió en la muerte mía

hebras de ausencia que agostó mis trigos.

 

Me va dejando, en frisos de testigos,

desamparo sin voz. Y cada día,

como poniendo un nicho a mi agonía,

va tapiando la luz de mis postigos.

 

Me va matando con ausencias cada

muerto querido, que me deja nada

más que un oscuro, triste y veraz hueco.

 

Tanto burlar, tanto esquivar la muerte

para quedar, a secas, con la suerte

de ir muriendo en los otros, como un eco.