Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena

 

12

 

También he renunciado por lentejas

a mi progenitura. Luego pienso

que todos renunciamos. Sigo -tenso-

queriendo dar cimientos a mis tejas.

 

Dejas. Renuncias y renuncias. Rejas

te encierran cada día. Mar inmenso

-solitario- te ahoga.

Haces el censo

de lo perdido... y lo ganado dejas.

 

Te amarga lo que tienes porque sabes

que sólo a costa de derrotas puedes

edificar un falso y mal sustento.

 

Y sueltas las amarras de tus naves

y destrozas los nudos de tus redes

para que arrastre tu fracaso el viento.