Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena

 

13

 

Tras alguna colina habrá un verano

que yo no gozaré. La mar vacía

tendrá que estar sin la presencia mía;

no cogeré su espuma con mi mano.

 

No escucharé algún pájaro lejano

llorando por mi ausencia su elegía;

ni podré ver, al contraluz del día,

cómo atardece el tiempo sobre el llano.

 

No habrá luz para mí... Ni el sol de agosto

calentará las cepas de mi mosto

ni dorará la espiga de mis miedos.

 

Y al ganar el otoño su batalla

barrerá de la arena de la playa

las huellas que quedaron de mis dedos.