Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena

 

4

 

De mis pupilas cuelga como un mundo

de pájaros vencido. Roto vuelo

que desconoce el aire. Roto salto

que sucumbió a los vientos de la noche

y me dejó un reguero de tormentas

plantado el manantial de la amargura.

Cada vez que el recuerdo intenta, en vano,

la aventura con alas voladoras

para surcar el tiempo, nuevamente

se rompen las amarras de mis naves,

se derrumban mis pájaros, y sólo

queda un llanto colgando en mis pupilas

como un turbio carnet de identidad.