Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena

 

9

 

A zarpazos, la vida va tallando

los gestos en granito, las miradas

en piedras, y las manos desnudándose

de toda la esperanza del abrazo.

 

Estatuas de dolor hablan, caminan,

saludan y hasta ríen. Pero en vano

se disimula el juego. Sólo engañan

al que quiere engañarse. Pasan como

si ignorasen los hechos. Por costumbre

lo niegan y lo apartan. Pero siempre

la cómoda postura se derrumba

si rueda mal la piedra de un minuto

y tropieza tu empeño en el vacío.

 

Y a zarpazos la vida te recuerda

que eres estatua de dolor tallada

a golpe seco por un cruel destino.