Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena

 

13

 

Nada de horizontes, nada.

Sólo montañas altísimas

que no serán escaladas;

sólo vientos, duros vientos

sin cobijo ni cabaña,

sólo turbulentos ríos,

precipicios, simas, águilas

que hacen más cierto lo cierto

de un horizonte sin nada.

El mismo mató sus versos

y no bebió de sus aguas;

y un día murió esperando

lo que nunca adivinara.