Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena

 

14

 

No existen las paredes. Sólo el frío

de estar solo. No apartan las paredes.

Eres tú quien te apartas y no puedes

salvar el tiempo y remontar tu río.

 

Es en tu pecho donde está el vacío,

tú mismo la muralla, tú las redes

que te sostienen para que te quedes

en cruz y en sombra, a solas con tu estío.

 

Ni con recuerdos romperás las rejas

de esa cárcel de ti que te está atando

porque no son paredes las que oprimen.

 

Tú seguirás con las palabras viejas

intentando tirarlas; no saltando

por la tristeza en que tus huesos gimen.