Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena

 

23

 

Más hiere la palabra que la espada.

Más hondamente, más con la alegría

como cadáver que si -dura y fría-

penetrara el acero, el hacha, nada.

 

Más hiere el gesto, más la no encontrada

mano, aún más la misma melodía

de soledad, más la melancolía

que hasta la misma muerte desbocada.

 

Palabras, gestos y hasta mano ausente

van modelando nuestra sepultura

dejando bien tranquila la conciencia.

 

Nadie tiró la piedra, nadie siente

que un muerto va siguiendo su andadura

aunque todos se mueran con su ausencia.