Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena

 

25

 

"Yo me muero de amor", dijo. Y fue incierto.

Que se mató de amor una mañana.

A lo lejos sonaba una campana

y no era el son ni a funeral ni a muerto.

 

"Yo me muero de amor", dijo. Y con cierto

desdén por su dolor, cierta desgana,

tiró su corazón por la ventana

como tira la mar su voz al puerto.

 

Pero miraron el cadáver y hubo

quien dijo que aquel muerto no tenía

rota de amor la vena que sangraba.

 

"Vivo estás", le gritaron. Y él se tuvo

que olvidar de su muerte y su agonía

para seguir la vida que llevaba.