Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena

 

1

 

Para Consuelo y Roberto Padrón

 

Le cuenta cada cual a sus palomas

cómo le fueron sus amaneceres

por ver si con los vuelos se difunden

entre luces y agobios.

 

Pocas rutas

le quedan que no intente, y entre miedos,

tan sólo escombros surgen que señalen

los caminos quebrados donde tuvo

que despojarse de sus vestiduras.

 

En ocasiones

cambia su palomar en nido

de buitres que descarnan

su pellejo hasta dejarlo

mostrando en el desierto

ese esqueleto palpitante

de su mísera y única verdad.

 

Pero no importa

el color de las plumas:

sólo cabe

quebrantar unos vuelos que iniciaron

el regreso al principio de una historia

que no tuvo comienzos.