Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena

 

14

 

Para Alejandro Fernández Cotta

 

Es peligroso, rezan los anuncios,

asomarte

al interior de tus ventanas.

 

Corres peligro porque puedes

precipitarte en un paisaje oscuro

que no sabías que llevaras dentro

y no te satisface contemplarlo;

es peligroso porque ocurre

que habrán de golpearte en las entrañas

esos árboles secos del recuerdo

que ya creías pasto de jaguares

pero que siguen vivos... devorándote;

y es peligroso, en fin, porque sucede

que te encuentras contigo y no te gusta

que haya testigos

en tu derrumbamiento.

 

Por ello recomienda la prudencia

cerrar a cal y canto las ventanas

para evitar las tentaciones;

tapiarte los postigos con olvidos

tan grandes como puedas fabricar;

deshojar en luciérnagas

los potentes relámpagos que puedan deslumbrarte,

y si es preciso

atar al cuello de tus esperanzas

las piedrás más inútiles que tengas

en el desván de la memoria.

 

De este modo

te salvas del peligro, aunque te cueste

perder la maravilla

de arrojarte al peligro

que va rugiendo en ti...

y que eres tú.