Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena

 

2

 

Para Pepa Caro

 

Para decir de pronto de otra forma

que te has hundido hasta la amargura

no sirven las palabras

ni tampoco el silencio. Al fin y al cabo

sólo sirven tus propias negaciones,

tu dejadez. Puedes incluso

hacer creer que nombras lo innombrable,

y recompones tu figura

para aparentar lo que no tienes.

 

Luego vendrán espejos

que rearfirmen tu verdad; más tarde

tendrás que desnudarte ante ese inicuo

espejo que eres tú. No tiene tiempo

de disimulos... y el azogue

corroe las antiguas claridades

que pensabas.

 

No hay salvación posible.

 

Y sin embargo

te obstinas en luchar.

 

Sólo la lucha es válida.

 

Pero sabes sin dudas

que ese negror de los relámpagos

se cobran el tributo

que tú nunca pensabas pagar.

 

Luego parece

que han vuelto los prodigios a su cauce

y vuelves a engañarte.

 

Sólo queda

esa amarga moneda con que quieres

pagar lo que no sirve para nada.