Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena

 

23

 

Para mi hija Mª Teresa

 

Las cancelas que intentas

abrir en ocasiones,

se cierran sin que nunca las traspases.

 

Al otro lado el mar, los universos

de luz, los infinitos

sones de caracolas presentidas

que podrían latir a tu compás.

 

Pero te quedas,

monolito de sueños carcomidos,

queriendo levantar sin entusiasmos

otras cometas que se te desinflan

antes que prendan vuelo.

 

Casi todo

te indica que es lo exacto;

pero surgen

señales que le van poniendo límites

a tu capacidad de acoplamiento.

 

Y por si fuera poca tu desgracia

te das cuenta que pronto se te rompen

-como si no importara lo más mínimo-

las últimas razones que pudieron

lanzarte a la batalla.