Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena

 

25

 

Para Mari y José Antonio Roldán Caro

 

Hay recuerdos

que perviven sin que puedan talarlos;

hay bosques de recuerdos que resisten

los inviernos, las nieves, las tormentas...

 

Nunca sabes

de qué limo o qué manos nacerán.

 

Perduran

más que el dolor y la tristeza

que nos traen,

más que la pesadumbre.

 

No hace falta que el tiempo los abone;

siempre tendrán la cósmica fragancia

que le dieron vida.

 

Tampoco es necesario

que hayan crecido en grandes hontanares.

 

Su brevedad a veces

los hace indestructibles,

resistentes a todos los mordiscos

que les han de combatir.

 

Recuerdos como éstos

pueden surgir del alma de unas horas

que no son una vida

pero la justifican y embellecen.