Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena

 

27

 

Para Lola y Juan Martos

 

Para escasas preguntas

manejas las respuestas acertadas.

 

Te mueves más

por corazón que por razonamientos...

 

Y así te van las cosas.

 

Tan evidentes

son tus equivocaciones que podrías

ahondar hasta el centro de tus luchas,

llegar a los planetas más lejanos,

tan sólo con que admitas la tarea

de ponerlas en fila, recontarlas,

y no dejarte atrás aquellas otras

que quisieras no hubiesen sucedido.

 

Pero serán inútiles

esos empujes por poner fachadas

de escayolas doradas y oropeles

en tantas oquedades de las grutas

donde mueves tu vida.

 

Y es que en cualquier momento

te encadenan tristezas a las rocas

dejándote desnudo ante la gente;

o quizás más terrible todavía:

viendo desde tus ascos y torpezas

tu propia desnudez.