Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena

 

1

 

  Me apuñaló el eclipse

con su maldición de siglos.

 

  Ni los astros siquiera

permiten que el camino resulte

favorable un momento tan sólo

para variar.

 

  Pero convoco a solas

los rebeldes espíritus

de un miedo prehistórico y demente,

me subo a la colina

de una desesperación, disimulada

como si fuera valentía;

desafío a los dioses

del fuego y de las sombras,

de las catástrofes y las esperanzas,

y les lanzo a su rostro

la indeclinable decisión de ser un hombre

que sostiene su aguante

a pesar de la hora de su nacimiento.