Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena
Antonio Luis Baena

 

15

 

  Lenta, pero inexorablemente,

me voy desmoronando

como una ciudad

construida en la laguna;

pilotes carcomidos de madera

o sueños carcomidos

por mordeduras y por desengaños

aseguran la cierta destrucción.

 

  Un trozo de vasija, algún recuerdo,

una leyenda o simplemente nada,

dejarán por el aire la noticia

de que una ciudad o un hombre

latieron un ayer en estas aguas

que hoy con su lodo arrastran solamente

olvido hacia olvido.